Afrontemos la realidad: casi siempre competimos a precio, por lo que se ha convertido en lo único por lo que nos valoran. Y esto es la ruina de todo el sector.

Obviamente cambiar no es fácil pero debemos centrarnos más en la importancia del transporte, en mejorar la calidad del mismo y recuperar los márgenes. Abrazar nuevas tecnologías y entender que las necesidades de nuestros clientes y en ocasiones los clientes de nuestros clientes necesitan.

Si seguimos actuando igual, será difícil cambiar la visión sobre lo que los servicios de transporte representan.

La digitalización es clave

No es un tópico, es la realidad, digitalizarse es clave. Y excepto contadas excepciones el sector no sabe identificar esta oportunidad. Disponemos de una relativa alta tecnificación en tractoras y remolques, sistemas muy tecnificados de conducción para la reducción del consumo, etc. Pero no disponemos de herramientas digitales dirigidas a la gestión o proceso del negocio relacionado con la carga y el servicio de la misma. En pocos momentos se puede saber el estado de los neumáticos de un vehículo accediendo a la plataforma del fabricante, pero cuando se trata de notificar un atraso en una entrega, la cosa es imposible.

Y para los clientes lo importante es tener visibilidad sobre la carga. Si el cliente de tu cliente tiene un flujo intenso, esta carga que se transporta es vital para sus operaciones. Saber con precisión a qué hora llegará es más que importante, incluso imprescindible para su flujo de trabajo.

Ahora hemos de dirigirnos a la calidad del servicio de información que damos. Y huir del mito que las soluciones tecnológicas tipo torre de control son un mecanismo de seguimiento de mi trabajo, un «espía» sentado a tu lado, etc.

Este tipo de herramientas representan dos vectores de mejora para tu negocio:

Uno interno. Donde me ayuda a gestionar mejor mi negocio. Con menos recursos y mayor fiabilidad. ¿Cuántos kilómetros voy de vacío de promedio? ¿Cuál es mi índice de puntualidad? Son preguntas vitales para gestionar un negocio, incluso si estás «sólo» en la carretera. Cómo comunico los trabajos con los conductores. Cómo implemento el CMR digital y evito toda esa gestión. Etc.

Y uno externo. Durante el tiempo que llevo una carga, tengo que ser consciente que esa carga requiere un seguimiento. No es que me sigan a mi, siguen a mi carga, con el objetivo de determinar si voy a incumplir los acuerdos con el cliente. Mágicamente algunas plataformas han conseguido desvincularse del transporte. Y eso es malo para todos ya que “como no tiene valor” pues lo separamos. Pero para muchos otros la entrega forma parte del trabajo y es ahí donde aportamos valor.

Distinguirte es clave

Si no queremos competir a precio debemos competir a otros factores. La calidad de la atención tiene un beneficio muy alto. Aún cuando fallemos en determinados trabajos, si avisamos con tiempo y gestionamos bien la situación no se considerará un fracaso, al contrario. Se considerará una buena gestión de la información.

Y aunque no se puede fallar siempre, tampoco se puede acertar siempre. Y la cuestión es clara, ¿en quién confías más, en la organización a la que debes llamar para saber donde está tu carga, o aquella que te avisa con antelación que hay un problema?

Ponte en marcha

Hardman permite una adopción de la tecnología muy rápida y se vende como un servicio por lo que no requiere grandes inversiones. El precio del combustible está fuera de nuestro control pero la forma de trabajar si que lo podemos controlar, así que es mejor que te centres en esto.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *